Cuna de Titanes

on

Me llamo Vivien Reid. Si estás leyendo esto, significa no sólo que buscas desentrañar los misterios de Sarlona, sino que además no estoy disponible para ayudarte. Aquí, he anotado las lecciones y observaciones que he recogido durante mis viajes a ese continente. Confío en que obres con precaución y no te entrometas innecesariamente en los asuntos de sus habitantes. Si ya llegaste a las costas de Sarlona, te recomiendo que salgas o encuentres un lugar seguro antes de seguir leyendo: no es un lugar amigable para quienes permanecen inactivos y sin darse cuenta de lo que sucede a su alrededor.

Sarlona es una tierra de monstruos. He visto muchas criaturas fantásticas en mis viajes, pero te aseguro que ningún otro lugar se compara con estos lares. Los monstruos aquí vienen en todas las formas y tamaños, desde terribles monstruos que pisotean la ciudad hasta diminutas bestias inteligentes lo suficientemente pequeñas como para posarse en tu hombro. Verás tiburones elevándose hacia el cielo sobre manadas de pesados ​​goriaks, zorros alados revoloteando a través de bosques cristalinos y criaturas de pesadilla inquietantes emergiendo de las sombras para cazar a los desprevenidos. ¡Los monstruos están en todas partes, y todos son increíbles de diferentes maneras!

dxJnNcZlM9
Vi a este deambulando sin rumbo el otro día. Parecía amable al principio, pero un grito en la distancia hizo que saliera disparado. ¡No creo haber visto algo tan grande moverse tan rápido!

Si te vas a llevar contigo una sola lección de este diario, que sea ésta: los monstruos aquí exigen respeto. Podrías pensar que los puedes comprender de un vistazo, pero cada uno posee poder y belleza mucho más allá de lo que crees. Además, es probable que muten en algo completamente diferente ante tus propios ojos. Camina con cuidado, observa a la distancia y espera lo inesperado: estas criaturas maravillosas te revelarán sus secretos. Pero si los subestimas, das por sentada tu seguridad o si asumes que tienes la ventaja, no dudarán en demostrar cuán equivocado estás.

Las especies que podemos llamar “civilizadas” han sobrevivido en esatas tierras ocupando un punto medio muy precario en su monstruosa cadena alimenticia. Normalmente no me importa mucho la gente, pero cualquiera que logre persistir aquí merece algo de crédito. Los kalashtar aquí son muy conscientes de que no son rivales para los monstruos a nivel físico, por lo que la mayoría de ellos elige vivir dentro de santuarios protectores en los que son protegidos por sus monolitos. Estas comunidades van desde pequeños puestos de avanzada silvestres hasta ciudades amuralladas, y cada una emplea diferentes combinaciones de técnicas para evitar ataques. La mayoría de los santuarios que he visitado emplean defensas físicas (paredes altas, fosos, púas) y defensas mágicas (salas de guardia, cristales de advertencia). Los naturalistas, los sabios y los cazadores aprenden el comportamiento de los monstruos en su hábitat para luego poder defenderse mejor de ellos, o al menos mantenerse fuera de su camino.

Mientras que la mayoría de los humanoides en Sarlona luchan contra el camino de su mundo, otros lo aceptan. Algunos kalashtar han podido formar conexiones místicas con monstruos. Un vínculo de este tipo se llama eludha, y es mucho más que una relación de confianza y amistad; es un vínculo mágico y duradero que une los espíritus de una persona y un monstruo. En mis viajes conocí a muchas personas vinculadas y aprendí mucho de ellas. Su conexión con sus monstruos les otorga sabiduría y visión mucho más allá de la de sus contrapartes que viven en la ciudad.

Cada enlace forma su eludha de manera diferente. Algunos se conectan con su monstruo instantáneamente a la vista (¡lo que suele ser bastante impactante para la mayoría!) Otros vinculadores pasan años viviendo en la naturaleza junto a su futuro compañero antes de finalmente vincularse con él. Al hacerlo, no piensan en su monstruo como una mascota o propiedad; es “su” monstruo de la misma manera que es “su” mejor amigo o “su” compañero de vida de confianza.

SXV3JvTigu
Winota, una vinculada, me contó cómo perdió su brazo tratando de matar al monstruo con el que terminó uniéndose eventualemente. Ahora ella y su compañero viajan a Ikoria ayudando a otros vinculados y monstruos a aprender a convivir lado a lado.

Si bien los monstruos son incapaces de hablar, aquéllos que se han vinculado se comunican de varias maneras no verbales. Además del lenguaje corporal y la entonación, su eludha proporciona un vínculo empático que ambos comparten. Si conversas con ellos, te dirán que este enlace funciona en un nivel subconsciente, lo que significa que ni ellos ni su compañero pueden ocultar sus verdaderos sentimientos del otro. He vivido junto a animales toda mi vida, pero nunca he logrado ese nivel de intimidad innata de la que gozan los vinculados.

Quienes se han vinculado a bestias a menudo usan ropa o equipo para imitar la apariencia de su compañero. Conocí a uno con un tocado artesanal que combinaba con las elaboradas astas de su monstruo. Otro se tiñó el pelo para que combinara con el pelaje estampado del suyo. Algunos que se vinculan a criaturas muy pequeñas usan ropa cubierta de asideros para que ésta pueda trepar fácilmente por su cuerpo, mientras que otros con criaturas más grandes construyen puntales y manubrios en su armadura para que puedan ser levantados y transportados fácilmente.

MwMcyxOKW3

Aunque las personas vinculadas comparten la adaptabilidad y el espíritu creativo de los humanoides que viven en la ciudad, están lejos de ser amigables. La sociedad santuario ve a los monstruos como amenazas peligrosas, y cualquier asociación con ellos está estrictamente prohibida. Aquellos que adquieren esta conexión se ven obligados a renunciar a su vínculo o ser exiliados de sus hogares y sus familias. Los lazos que he conocido en el desierto de Riedra parecen contentos con su elección, aunque estoy segura de que es muy difícil dejar atrás una vida para responder al llamado de otra.

Los mapas de Sarlona que puedas conseguir en Khorvaire distinguen algunas divisiones políticas, pero los locales reconocen en su lugar cinco regiones geográficas que ellos llaman triomas. Cada trioma tiene su propio tipo de terreno, un clado dominante de monstruos y un legendario ápice realmente temible. Es muy posible que estos triomas se deban al flujo único que magia tiene a través de este continente, el mismo que ha influido en todo a su alrededor, incluyendo el paisaje.

I9SNCYlgZ1

Bien, ¡estás listo para explorar Sarlona por ti mismo! Majestad y peligro se combinan en estas tierras, pero con preparación, respeto y un poco de buena suerte, podrás formar parte de las maravillas que te esperan.

One Comment Add yours

Leave a Reply