Dulce ponzoña

on

Graphic_KTK_ClanSymbol_TemurEn medio del camino desde Atur hacia Vedykar, entre el Nightwood y las Montañas Cenicientas, y sin mayor referencia o punto conocido, un viajero osado puede encontrar la Taberna y Hostería “Trarid’s Inn”. Pero en el día que nos atañe, fueron seis de ellos:

  • Gof’Dur es un bárbaro medio-orco proveniente de las Shadow Marches en medio de un peregrinaje que le ha traído medio mundo más lejos de su hogar.
  • Zen Ya Tai es un monje warforged que fue descubierto y activado recientemente; ahora está buscando entender el mundo alrededor suyo.
  • El Capitán Mordekaiser es un luchador warforged con extraños recuerdos provenientes de su sobrevivencia al Día del Lamento.
  • Sir Luther Stevland es un luchador humano con una aristocrática ascendencia y un nombre y honor familiar por restaurar.
  • Mygor Oblack es un luchador enano miembro de la Casa Kundarak en medio de su entrenamiento para convertirse en un Ghorad’din.
  • Gawain es un paladín humano que debe demostrar su valor accediendo a una misión personal y divina.

La taberna no tiene, a primera vista, nada de especial. El dueño, Trarid, es amable pero ordinario. Los clientes habituales son en su totalidades mercaderes que evitan el camino que se abre hacia Hanweir, solo usando las vías principales hacia Atur y Vedykar. El día en cuestión, más gris y encapotado que de costumbre, vio a todos estos personajes llamando la atención rápidamente en el local. Algunos de ellos ya estaban mostrando interés en los anuncios pidiendo ayuda desde Hanweir.

Una mujer mayor les advierte que su hermana está aun en ese pueblo, y que no sabe de ella hace casi un año. El pueblo está maldito, dice. Pero si van a ir a intentar salvarlo, como muchos otros antes que ellos, les pide que rescaten a su hermana, Wanda. Si los héroes así lo desean, puede mostrarles las cartas que le ha mandado, contándole los insólitos eventos que transcurren en el pueblo.

La cabaña de la mujer, de nombre Petra, está construida insólitamente en medio del camino, sin otras viviendas cerca. Les ofrece asiento mientras revisan las cartas y un pastel que acaba de hornear. Las manzanas son sus favoritas, y la receta es de su madre. Al revisar los textos, es claro que los eventos de Hanweir tienen origen sobrenatural. Una capilla dedicada a la Flama de Plata ha recibido un enviado especial para hacer frente a la solución, pero el resto del pueblo no se decide a dar los pasos necesarios para ayudarlo en su misión por volver a la normalidad.

Nuestros héroes se encaminan a su destino tras aceptar en buen grado el pastel de Petra y dividirlo en porciones. Gof’Dur lo prueba primero describiendo un exquisito sabor, sin saber las consecuencias de su temerario acto.

Una hora los separa de algo que llama su atención: tres tumbas al lado del camino, con los nombres “Petra, la que sabe seguir las instrucciones”, “Wanda, la que sabe seleccionar los ingredientes” y “Melinda, la que sabe completar la receta”. Los héroes no terminan de leer los epitafios cuando tres fantasmas surgen de ellos amenazadoramente. El encuentro no es sólo inesperado en su momento sino en el poder de los espectros: al unirse, llegan a poseer temporalmente a Zen Ya Tai, pero eventualmente los esfuerzos de todos lograron devolverlo a la normalidad y eliminar los espíritus impíos.

Los nombres no pueden ser una coincidencia: los aventureros deciden regresar sobre sus pasos para enfrentar a Petra.

Continuará…

Leave a Reply