La Plaga Durmiente

el

Previamente, en «Stormreach: El Regreso de los Quori»…

Ulina Pyranim es una profesora de historia y arqueología en la Universidad Morgrave. Ha decidido asentarse en Stormreach temporalmente para poder investigar ruinas que le permitan terminar su tesis y con ello hacerse un nombre entre la dominantemente masculina facultad de Monstruos y Mausoleos. Por alguna razón que ella prefiere no mencionar, requiere una flor muy exótica que ella sabe pueden ser encontradas en una ruina al sudoeste de la ciudad, y para ello contrata un grupo de aventureros.

Capítulo I:
Ruinas Mojadas

Localizadas al este de Last Chance, las ruinas que Ulina les ha encargado explorar yace en el límite del territorio afectado por la maldición del viajero, por lo que el trayecto no resulta difícil… la estructura sin embargo parece ser una secuencia interminable de trampas que pone en riesgo a los aventureros en cada esquina. En una cámara recóndita, logran encontrar seis flores con la descripción dada y deciden removerlas todas, sin sospechar las consecuencias. Todo el lugar empieza a inundarse prontamente, y los héroes tienen que correr por sus vidas. Al salir de las ruinas, pueden ver a la distancia cómo éstas se derrumban y hunden en el Mar del Trueno.

Las flores no son, sin embargo, lo único recuperado. Una extraña reliquia que parece ser un ojo conservado en un cristal extremadamente duro se resiste a ser identificado por medios arcanos a pesar de tener una fuerte aura mágica.

Los aventureros aceptan seguir trabajando para Ulina, que ha quedado muy intrigada con el artefacto, y les proporciona detalles que los llevan a una segunda ruina, ésta al sur de la ciudad, en las cercanías de Tharkgun Dhak, casi en la fuente del Río de la Hidra. En este lugar rescatan a una mujer en estado catatónico, y además, tal como la académica había previsto, un artefacto semejante al anterior, pero éste parecía estar conservando una suerte de colmillo, y el recipiente en que estaba guardado tenía grabada la palabra «Ramos» y una ominosa inscripción:

«Cualquiera que sea su propósito, éste no tiene nada que ver con algo tan insignificante como nosotros. No somos más que insectos en su incomprensible presencia.»

Capítulo II:
Retos en la orilla

Nuestros héroes empiezan a pasar cada vez más tiempo en Stormreach, así que toman la decisión de intentar unirse a uno de los cinco Stormlords para no quedar desamparados en caso de conflicto, todo esto mientras Ulina sigue investigando la próxima pieza del rompecabezas y Dorian Marcu, el clérigo a cargo del templo del Anfitrión Soberano, cuida e intenta hacer reaccionar a la misteriosa mujer.

El festival anual en Stormreach es justamente la fecha en la que quienes desean unirse al manto protector de los Stormlords se embarcan en una competencia que los lleva a recorrer la ciudad y sus alrededores cumpliendo objetivos que pueden parecer sencillos pero que ponen en jaque en varias ocasiones a nuestros aventureros: desde obtener perlas en una playa abarrotada de sahuagines hasta enfrentarse a una quimera, pasando por pruebas de arquería, historia, alquimia e ingenio. Tras declararse vencedores, los aventureros deciden unirse a los Omaren y celebran el resto del festival, hasta que la tragedia asoma.

Capítulo III:
Pesadilla en la Capilla

Sin saberlo los habitantes de la ciudad, una criatura se estaba abriéndose camino desde las catacumbas bajo el templo a cargo de Dorian durante las celebraciones. Sin saber si la misteriosa mujer podría haber sido el agente catalizador en semejante suceso, nuestros aventureros deciden investigar inmediatamente, siendo atacados casi inmediatamente por bizarras criaturas que parecen estar compuestas de un viscoso aceite negro. Dorian yace cerca al altar, muerto violentamente, y las catacumbas lucen anegadas con un extraña y muy densa «agua». Avanzar a través de ellas no sólo es difícil sino que demuestra ser sobrecogedor para los valientes investigadores: un aboleth no muestra piedad y acaba con ellos.

Intersticio:
Más al Sur

Simultáneamente a estos eventos, un misterioso avistamiento al oeste del poblado de Zantashk ha llegado a oídos de Los Doce: la mítica Espiral Esmeralda, desaparecida hace cientos de años, ha sido vista nuevamente y pronto un investigador Sivis es encargado a investigar junto a un grupo de agentes marcados. Su llegada levanta suspicacias en el poblado, que usualmente acoge sólo recolectores y mineros, pero nadie se preocupa demasiado. Algunos encuentros salvajes a través de la selva aproximan a los marcados a las ruinas avistadas días antes, las que exploran en sus primeros niveles, notando que hay muchos más adentrándose en las profundidades. La estructura parece estar hecha de un material cristalino verdáceo, del cual toman unas cuantas muestras.

Tras limpiar el primer nivel de invasores mayormente arácnidos y sumamente peligrosos, encuentran un clérigo que parece haber estado envuelto en una sustancia por doscientos años. Entre algunos detalles curiosos, encuentran correspondencia dirigida a un «Stefan» de parte de una tal «Ulina», mencionando la «paciente X». La más reciente de esas misivas data de tan sólo dos meses atrás, contradiciendo el hecho de que la estructura no haya sido vista en cientos de años. El verdadero misterio es sin embargo, la estatua de tres dioses antiguos, la misma que los aventureros originales vieron en las ruinas que terminaron hundiéndose en el mar.

A su regreso a Stormreach, el grupo decide descansar en La Cresta de la Ola, un popular hospedaje en el que escuchan lo sucedido en la capilla la noche anterior. Además, el dueño, Sigmund, reconoce el nombre Ulina, y se las presenta.

Y de eso es de lo que te perdiste hasta ahora en Stormreach: El Regreso de los Quori.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. juanrusso dice:

    La que se nos viene!!! Encima ahora que un extraño fenómeno ha despojado a algunos de nosotros… de nuestras Marcas!!! No entendemos por qué, ni sus consecuencias, pero ninguno se siente igual… como si nos hubieran arrancado parte de lo que somos. Tenemos que averiguar cómo recuperarlas!!

  2. Alejandro G dice:

    Ojalá puedan! Seguiré atento a la historia!

Responder a Alejandro G Cancelar respuesta