El Rayocarril

Pocas cosas hacen de Eberron algo tan particular como el tren de relámpagos.